Herramientas.

\"200611_\"

La pandemia trajo muchas cosas y se llevó tantas otras. Es un momento diferente, muy diferente y no me canso de decirlo. Cuántas posibilidades existían de que viviéramos algo así, tan global, tan “absurdo” o “increíble” en alguna medida? Y cuando pienso que donde más pega es en las grandes ciudades, donde se vive más alienado, donde el culto al nuevo Dios es tanto más fuerte, donde el consumismo se fue de control, donde la banalidad es moneda común, siento que es lógico, absolutamente lógico. Agradezco que haya formas de evitar caer, aunque más no sea haciendo de tu casa el nuevo mundo.
Y es en este nuevo universo, donde las redes sociales y las nuevas formas de comunicación son norma, donde intento e intento pero no llego, no toco, no piso. Ustedes me conocen, hace años que vengo buscando el puente, el camino, hace años que sigo la Vía Láctea buscando el destino, el sentido y, mientras no lo veo, sigo caminando, derecho, hacia el frente, hacia donde creo que está mi destino. Es por eso que, mientras busco, publico. Publico por no quedarme callado, por no perderme, por no quedarme. Pero siento que no es mi voz. No son mis palabras ni mis mensajes los que llevo ahí. Sino los de otros. Los que debo llevar.
Ayer hablaba con mi esposa, mi mujer, mi compañera, joder que ya no sé cómo se le dice a ella o a la relación y le decía: creo que el problema de la mente de artista es que uno cree que todavía no le llegó el momento, que el éxito está por llegar, el descubrimiento, no sé, eso. Y estoy empezando a considerar la posibilidad de que a mi ya me llegó. Ya lo disfruté. Y ya pasó. Que tuve unos años fuertes y hermosos donde pude mostrar, contar y vender, donde pude conocer y ser conocido. Y que está bien.
Y, por favor les pido, no lean esto como una queja sino como un alivio.
Hace meses que empecé a dibujar, pintar, toquetear mis fotografías por momentos o sin fotografías en otros. Me gustó hacerlo, me gustó el resultado. Y la semana pasada, intenté hacer un mapa. Me llevó más tiempo del que estoy acostumbrado a dedicarle a algo y eso me cansó. Pero sé que eso se combate dividiendo el camino en etapas, y las etapas en pasos. Si pienso en pasos sé que puedo lograrlo. Y si los mapas los pienso en pedacitos también. Y me encantan. Siempre amé los mapas, pero no dibujaba. No puedo creer que para dibujar solo hiciera falta sentarme a hacerlo.
Mientras les cuento todo esto y pienso en todas estas nuevas herramientas que modificarán mi forma de expresarme, no puedo evitar compararlo con el mundo que se viene: un mundo con nuevas reglas, uno donde nada está dicho, nada está dado por supuesto y, posiblemente, un mundo donde tengamos que vivir día a día, sin seguir esperando eternamente a que levanten la cuarentena, a que nos dejen salir, un mundo donde llegue nuestro momento.
Estas son las herramientas que tengo hoy.
Y este es el mundo que te toca vivir hoy.
Sin pensar en el mañana.
Qué podemos hacer con todo esto hoy?

Les mando un abrazo.
PD: subo este mapa de vuelta porque muchos me dijeron que no lo pudieron ver. Quizás el primero de muchos. Quizás el único. Quién sabe.

por Leo F. Ridano en Leo F. Ridano https://ift.tt/3df8I70
via IFTTT


Comentarios

  1. Alberto Avatar

    Puede que lo de los mapas te llegó por el ADN. Tengo un cajón lleno de mapas de NatGeo y otro con mapas varios. Antes los consultaba a menudo, ahora está Google Maps.
    Dale para adelante.

  2. Marta Fernandez Ridano Avatar
    Marta Fernandez Ridano

    Como te entiendo Leo. En un momento de nuestra vida parece que lo que tanto amábamos hacer ya fue. Recuerdo siempre las palabras de mi mamá cuando me decía: “Vos sos aprendiz de todo y oficial de nada” y hasta que no fui Oficial de algo no entendí que yo estaba buscando, hasta que encontré.
    Y en eso estás vos ahora, en seguir buscando porque no tenemos porque dedicarnos solo a una cosa, De hecho vos nunca lo hiciste, vos hiciste varios caminos y eso hay que hacer: caminar, buscar y deleitarnos mientras tanto.
    Lo de esta cuarentena es circunstancial, cuantas cuarentenas pasamos los que nos dedicamos al arte? cuantas veces nos metemos dentro nuestro buceando? Mientras tanto viví del trueque y verás que renaces con otra faceta de tu mismo.
    Un abrazote!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *