Declaración de artista.

A través de mi arte quiero acercar la naturaleza a la gente. Pero no sólo mostrarles un paisaje esplendoroso o una extraña orquídea que no suele verse, sino también la increíble belleza del solitario paisaje de la estepa, la inusual morfología de los hongos o los curiosos y hermosos detalles de las flores más diminutas. Es, decir, esa naturaleza con la que convivimos a diario pero que rara vez nos detenemos a mirar porque desde chicos nos fuimos acostumbrando a estar atentos, principalmente, a lo llamativo, lo grande, lo importante o lo chocante, dejando de lado lo habitual, lo común  y lo cotidiano ya que ésto puede ser “sólo” lindo, imprescindible, grato, insignificante o absolutamente normal. Pero es justamente ahí, en lo que vivimos cada día, donde transcurre y transcurrirá gran parte de nuestra vida y siento que es importante que aprendamos a disfrutar y a sorprendernos de esa cotidianeidad: de los hermosos atardeceres, de las más delicadas flores que tenemos el gusto de ver u oler, de los extraños insectos que conviven en nuestro ámbito o de los coordinados movimientos de las aves al migrar, por nombrar solo algunos.

Porque cualquier lugar donde vivamos será todos los lugares, ya que el habitante patagónico querrá viajar a las grandes urbes tanto como el porteño querrá visitar Patagonia, y esto se repite en casi todas las personas del mundo. Creo que difícilmente podremos apreciar un nuevo lugar si no sabemos disfrutar el que habitamos cada día.

Como modo de expresión utilizo principalmente la fotografía, abarcando entre mis sujetos desde los más grandes paisajes hasta las pequeñas esporas del más diminuto hongo, pasando por aves, mamíferos, plantas, piedras, caracoles y tantas otras cosas bellas que pueblan nuestro querido planeta. Y me refiero a las “cosas bellas” porque pienso que todo lo negativo, lo feo, lo catastrófico y lo problemático no solo no es natural sino que ya tiene demasiada difusión; al punto de ser confundido, muchas veces, con el mundo real. Y no quiero contribuir con esa idea.

Es por esto que estaré satisfecho si mis imágenes logran aportar algo positivo al mundo en que vivimos. Ya sea transmitiendo paz, esperanza o amor; provocando una sonrisa, una nueva idea, una reflexión o simplemente siendo, al menos por un rato, un oasis en medio del trajinar diario. Porque de esa manera siento, vivo y llevo a cabo mi arte, con la firme intención de que contribuya a lograr un mundo mejor.

Leo F. Ridano
Fotógrafo de naturaleza de la Patagonia
Lago Puelo, Chubut.